viernes, 17 de noviembre de 2017

Amar hasta que duela - Santa Teresa de Calcuta


Discurso de Madre Teresa de Calcuta en el desayuno de Oración Nacional

Washington, DC, Febrero 3, 1994

En el último día, Jesús dirá a los que están a su derecha, "Vengan, entren al Reino. Porque tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estuve enfermo y me visitaste". Luego Jesús les dirá a los que están a su izquierda y les dirá, " Apártense de mi porque tuve hambre y no me dieron de comer, tuve sed y no me dieron de beber, estuve enfermo y no me visitaron." Ellos le preguntarán, "¿Cuándo te vimos hambriento, o sediento o enfermo y no te ayudamos?" Jesús les responderá, "Lo que dejaron de hacer por uno de éstos más pequeños, ustedes dejaron de hacérmelo a mi!"

Al encontrarnos aquí reunidos para orar juntos, pienso en lo bello que será si comenzamos con una oración que expresa muy bien lo que Jesús quiere que hagamos por los más pequeños. San Francisco de Asís comprendía muy bien las palabras de Jesús y su vida quedó bien plasmada en esta oración. Esta oración que nosotras decimos todos los días después de recibir la Santa Comunión, no deja de sorprenderme, porque la encuentro muy adecuada para cada uno de nosotros. Siempre me he preguntado si hace ochocientos años, cuando San Francisco vivió, tuvieron las mismas dificultades que enfrentamos hoy en día. Creo que ya algunos se sabe la oración de la Paz, por lo tanto la rezaremos juntos.

Oración de San Francisco:

Señor, hazme un instrumento de Tu paz, donde haya odio que yo siembre amor, donde haya injuria, lleve yo el perdón, donde haya duda, lleve yo la fe, donde haya desaliento, lleve yo la esperanza, donde haya obscuridad, lleve yo la Luz, donde haya tristeza, lleve yo la alegría. OH Divino Maestro, permíteme no ser consolado sino consolar, comprendido sino comprender, amado sino amar. Porque dando se recibe, perdonando se es perdonado, y muriendo en Ti se nace a la vida eterna.

Demos gracias a Dios por la oportunidad que nos ha dado en venir a orar juntos. Hemos venido aquí, para orar, especialmente, por la paz, gozo y amor. Recordemos que Jesús vino a entregarle las buenas noticias a los pobres. El nos dijo cuales eran esas buenas noticias cuando dijo: "Mi Paz os dejo, Mi Paz os doy." El no vino a dar la paz que da el mundo, la cual es simplemente la que unos no molestan a otros. Él vino a dar la paz del corazón, la cual viene cuando amamos hacer el bien al prójimo.

Dios amó tanto al mundo que le entregó su único Hijo - era ya un hecho. Dios le dio su Hijo a la Virgen María, ¿y qué fue lo que Ella hizo? En cuanto Jesús vino a la vida de María, Ella inmediatamente fue rápido a dar las buenas noticias. Y entró a la casa de su prima Isabel, y las Escrituras dicen que su hijo, aún no nacido, el niño dentro del vientre de Isabel, saltó de gozo. Desde el vientre de María, Jesús trajo paz a Juan el bautista quien saltó de gozo en el vientre de Isabel.



Y como si no fuera suficiente, que Dios Hijo se hiciera uno de nosotros y nos trajera Paz y Gozo mientras todavía se encontraba en el vientre de María, Jesús también murió en la Cruz para demostrar un amor aún más grande. El murió para ti y para mi, y por el leproso, y por el que muere de hambre, y por el que se encuentra desnudo y tendido en la calle, no solo de Calcuta, sino de Africa, y de todos lados. Nuestras hermanas le sirven a los pobres en 105 países alrededor del mundo. Jesús insistió que nos amaramos los unos a los otros como El nos ama. Jesús dio su vida para amarnos y nos dice que nosotros también debemos dar lo que sea para hacer el bien al prójimo. En los evangelios, Jesús dice claramente: "Amense como yo los he amado." Jesús murió en la Cruz porque eso es lo que se requería de El para hacer un bien por todos nosotros, para salvarnos de nuestros pecados de egoísmos. El dio todo para cumplir con la voluntad del Padre para demostrarnos que nosotros también debemos estar dispuestos a darlo todo para cumplir la voluntad de Dios, para amarnos los unos a los otros como El nos ha amado. Si nosotros no estamos dispuestos a darlo todo para hacer el bien al prójimo, el pecado todavía vive en nosotros. Es por ello que nosotros también debemos dar hasta que duela. No es suficiente que digamos "Amo a Dios". Tengo también que amar a mi prójimo. San Juan nos advierte que somos mentirosos si decimos que amamos a Dios y no amamos a nuestro prójimo.

¿Cómo se puede amar a Dios, a quien no se ve, si no amas a tu prójimo a quien puedes ver, puedes tocar, y con quien vives?

Por lo tanto, es muy importante entender que amar, para que sea verdadero amor, tiene que doler. Debo estar dispuesto a darlo todo, lo que sea para no hacerle daño a la gente y, de hecho, para hacerle el bien. Esto requiere que yo esté dispuesto a dar hasta que duela. De otro modo, no hay verdadero amor en mi y por ende, en lugar de traer buenas noticias, le traigo injusticia, y no traigo paz a los que están a mi alrededor. A Jesús le dolió amarnos. Hemos sido creados a Su imagen para cosas mucho más grandes, para amar y ser amados. Debemos "vestirnos de Cristo" como dicen las Escrituras. Por eso, hemos sido creados para amar y ser amados, Dios se hizo hombre para comprobarnos que podemos amar de la misma manera que El nos amó. Jesús se hace el hambriento, el desnudo, el desamparado, el rechazado, y nos dice, "me lo hicieron a mi". En el último día El le dirá a los de su derecha, "Lo que hicieron a uno de mis pequeños, me lo hicieron a Mi" y también dirá a los de su izquierda, " Lo que dejaron de hacer a uno de mis pequeños, me lo dejaron de hacer a Mi."

Cuando Jesús moría en la cruz, dijo "Tengo sed." Jesús está sediento por su amor, esta es la sed de todos, pobres y ricos. Todos estamos sedientos por el amor de otros, ver que alguien vaya fuera de su camino no solo para dejarnos de hacer un daño sino al contrario para hacernos un bien. Este es el significado del verdadero amor, dar hasta que duela.




Nunca se me olvidará la experiencia que tuve al visitar una institución donde los hijos envían a sus Padres ya de la tercera edad para olvidarse de ellos. Vi que en este hogar, esta gente de tercera edad lo tenía todo, buena comida, un lugar cómodo, televisión, lo tienen todo, sin embargo todos tenían sus miradas puestas en las puertas de entrada. Y no vi a ninguno con una sonrisa en sus rostros. Yo le pregunté a la Hermana: " ¿Porqué ellos, que tienen todas las comodidades aquí, porqué miran hacia las puertas?¿Porqué no sonríen?" Yo estoy tan acostumbrada a ver sonrisas en los rostros de la gente, inclusive hasta los moribundos. Y la Hermana dijo: "Así es aquí todos los días. Ellos siguen esperando, y deseando que un hijo o una hija los vengan a visitar. Ellos están dolidos porque han sido olvidados." Falta de amor trae pobreza espiritual. Tal ves en nuestras propias familias, tenemos a alguien que se sienta solo, enfermo, preocupado. ¿Estamos con ellos? ¿Los acompañamos o los ponemos al cuidado de otros? ¿Estamos dispuestos a dar hasta que duela para estar con nuestras familias, o ponemos nuestros propios intereses primero? Estas son las preguntas que nos debemos hacer, especialmente al comienzo del año de la familia. Debemos recordar que el amor comienza en casa y debemos recordad que "el futuro de la humanidad pasa a través de la familia."

Me sorprendió ver en el Occidente, que tantos jóvenes se entregan a las drogas. Yo he tratado de averiguar porqué. ¿Porqué en el Occidente son así, si tienen muchísimo más que los de Oriente? La respuesta fue: " Porque no hay nadie en sus familias para recibirlos." Nuestros hijos dependen de nosotros para todos, su salud, su nutrición, su seguridad, el conocer y el amar a Dios. Por todo esto, ellos nos miran con confianza, esperanza y expectativa. Pero muy a menudo el Padre y la Madre están tan ocupados que no tienen tiempo para sus hijos, o tal ves ni siquiera están casados o se han dado por vencidos en su matrimonio. Por lo tanto, los niños van a las calles y se involucran con las drogas y con otras cosas. Hablamos del amor a los niños que es donde el amor y la paz deben comenzar. Estos son los hechos que contribuyen al rompimiento de la paz. Pero siento que el mayor destructor de la paz hoy en día es el aborto, porque es la guerra en contra los niños, el asesinato directo de los inocentes, asesinato de la Madre en contra de si misma.

Si nosotros aceptamos que una Madre asesine a su propio hijo, ¿cómo entonces podemos decirle a otros que no se maten entre sí? ¿Cómo podemos convencer a una mujer de no tener un aborto? Como en todo, debemos persuadirla con amor y nos recordamos que amar significa dar hasta que duela. Jesús dio hasta su vida por amarnos. Así es que, la Madre, que esté pensando en tener un aborto, debe ser ayudada a amar, o sea dar hasta que le duelan sus planes, o su tiempo libre, para que respete la vida de su hijo. El Padre de ese niño, quien quiera que sea, debe dar también hasta que le duela. Con el aborto, la Madre no aprende a amar, sino a matar hasta su propio hijo para resolver sus problemas.




Y con el aborto, al Padre se le dice que no tiene que tener responsabilidad alguna por el niño que ha traído a la vida. El Padre es capaz de poner a otras mujeres en la misma circunstancia. Por lo tanto el aborto solo lleva a más abortos. Cualquier país que acepte el aborto, no le enseña a su gente a amar, sino a utilizar violencia para recibir lo que quieran. Es por esto que el mayor destructor del amor y de la paz es el aborto.

Mucha gente se preocupan bastante por los niños de la India, con los niños de Africa donde muchos mueren de hambre, etc. Mucha gente también se preocupan por toda la violencia en esta gran nación de los Estados Unidos. Preocuparse por esto es bueno. Pero casi siempre a esta misma gente no les interesan los millones que intencionalmente están siendo asesinados por decisión de sus propias Madres. Y este es el mayor destructor de la paz hoy en día - el aborto cegó a la gente.

Y por esto yo apelo en la India y en cualquier lugar - "traigamos de regreso a los niños." El niño es un regalo de Dios para la familia. Cada niño está creado de manera especial a la imagen y semejanza de Dios para grandes cosas. Para amar y ser amado. En este año de la familia, debemos traer a los niños al centro de nuestro cuidado y atención. Esta es la única manera en la que este mundo podrá sobrevivir, porque nuestros hijos son la única esperanza para el futuro. Cuando los ancianos son llamados a donde Dios, solo sus hijos los pueden reemplazar.

¿Pero que es lo que Dios nos dice? El dice: "Aunque la Madre olvidase a su hijo, Yo no te olvidaría. Te he grabado en la palma de mi mano." Todos estamos grabados en la palma de sus manos; el niño que fue abortado, también está grabado en la palma de su mano desde el momento de concepción y es llamado, por Dios, para amar y ser amado, no solo ahora en esta vida, pero para siempre. Dios no nos olvida nunca.


Les diré algo hermoso. Luchamos contra el aborto con la adopción, cuidando a la Madre y adoptando al niño. Hemos salvado a miles de vidas. Le hemos comunicado a las clínicas, a los hospitales y a las estaciones de policía :"Por favor no destruyan a los niños; nosotras nos encargaremos de ellos." Así es que siempre tenemos a alguien que le dice a las Madres en problemas: " Vengan, nosotros te cuidaremos, le conseguiremos un hogar a tu hijo." Y tenemos una gran demanda de parejas que no pueden tener hijos pero nunca le daré un hijo a una pareja que han hecho algo para no tener a un hijo. Jesús dijo "Quien quiera que reciba a este niño en mi nombre, a Mí me recibe." Al adoptar a un niño, estas parejas reciben a Jesús pero, al abortar a un niño, la pareja rechaza a Jesús.

Por favor no asesinen a los niños. Yo quiero a los niños. Por favor entréguenme los niños. Yo estoy dispuesta a aceptar a cualquier niño que lo hayan querido abortar y se lo entregaré a una pareja casada que lo amará y serán amados por ese niño.

Solo en nuestro hogar en Calcuta, hemos salvado a más de 3000 niños del aborto. Estos niños han traído tanto amor y gozo a sus Padres adoptivos y han llegado a crecer llenos de amor y gozo. Yo se que las parejas deben planificar sus familias pero para eso hay planificación familiar natural.

La manera de planificar las familias es por medios naturales no por medios anti conceptivos. Al destruir el poder de dar vida, por medio de la anti concepción, la pareja se hace daño a sí misma. Esto cambia la atención a sí mismos y destruye el regalo de amarse el uno al otro. Al amarse, el uno al otro, la atención está en el amor de uno para el otro. Al amarse, la pareja se da atención el uno al otro y esto es lo que sucede con la planificación familiar natural, y no hacia sí mismos como sucede egoísticamente con la anti concepción. Una vez el amor viviente es destruido por la anti concepción, el aborto le prosigue fácilmente como el paso a seguir.

Yo se que hay grandes problemas en el mundo, que muchas parejas no se aman lo suficiente para utilizar planificación familiar natural. No podemos resolver todos los problemas del mundo, pero no permitan traer el peor problema de todos, y ese es el que destruye el amor. Y esto es lo que pasa cuando la gente practica anti concepción y aborto.

Hay muchos pobres en el mundo. Ellos nos pueden enseñar muchas cosas bellas. Una vez, una de ellas vino a agradecerme por enseñarle planificación familiar natural y dijo: "Ustedes que practican castidad, son los mejores en enseñarnos planificación familiar natural porque no es nada más que auto control por amor del uno al otro." Y lo que esta persona pobre dijo es muy cierto. La gente pobre pueda que no tengan nada que comer, tal ves no tengan un hogar donde vivir, pero son personas grandiosas y muy ricas espiritualmente.


Cuando recojo a una persona e la calle, hambrienta, yo le doy un plato de arroz y un pedazo de pan. Pero una persona que está sola, se siente rechazada, como que nadie la ama, atemorizada, esa persona que ha sido rechazada por la sociedad, tiene una pobreza que es mucho más difícil de vencer y esa es la pobreza espiritual. El aborto, el cual prosigue a la anti concepción, lleva a la gente a ser espiritualmente pobre, y esa es la peor pobreza y la más difícil de vencer.

Los que son materialmente pobres pueden ser gente maravillosa. Una tarde fuimos a recoger cuatro personas de la calle. Una de ellas estaba en una condición horrible. Le dije a las Hermanas :"Ustedes encárguense de las otras tres; yo me encargaré de la que se ve peor." Así es que hice todo lo que mi amor pudo hacer por ella. La acosté en una cama y ella tenía una bellísima sonrisa en su rostro. Ella me tomó de la mano, y dijo una tan sola palabra: "gracias" y luego murió.

No pude hacer nada más que examinar mi conciencia ante ella.Y pregunté "¿Qué diría yo si estuviera en su lugar?" Mi respuesta fue sencilla. Yo hubiese tratado de atraer atención. Hubiera dicho: "tengo hambre, me muero, tengo frío, estoy en dolor" o algo. Pero ella me dio mucho más, ella me dio su gran amor. Y murió con una sonrisa en su rostro. También había un hombre que recogimos de los alcantarillados, medio comido por los gusanos y, después que lo trajimos a la casa, el solo dijo:

"He vivido como un animal en la calle, pero voy a morir como un ángel, amado y cuidado."

Luego, después que le quitamos los gusanos del cuerpo, todo lo que dijo, con una gran sonrisa fue: "Hermana, voy a casa donde Dios" y luego murió. Fue tan maravilloso ver la grandeza de ese hombre que podía hablar así, sin culpar a nadie, sin comparar nada. Como un ángel, esta es la grandeza de la gente que son espiritualmente ricos aunque sean materialmente pobres. No somos trabajadoras sociales. Podremos hacer trabajo social a los ojos de algunas gentes, pero nosotras debemos ser contemplativas en el corazón del mundo. Porque tocamos el cuerpo de Cristo y estamos siempre en su presencia.

Ustedes también deben traer la presencia de Dios a sus familias, porque la familia que reza unida, se mantiene unida.

Hay demasiado odio, demasiada miseria, y con nuestras oraciones, con nuestros sacrificios comenzamos desde el hogar. El amor comienza en casa, y no es cuanto hacemos, pero cuanto amor ponemos en lo que hacemos.

Si somos contemplativas en el corazón del mundo con todos los problemas, estos nunca nos podrán desanimar. Debemos recordar siempre que Dios nos dice en las Escrituras: "Aunque una Madre olvidase a su hijo en su vientre, algo imposible, pero si ella lo llegara a olvidar, Yo nunca te olvidaría." Y por eso me encuentro aquí dirigiéndome a ustedes. Quiero encontrar a los pobres aquí, justo en sus propios hogares primero. Y comenzar a amar ahí. Sean portadores de buenas noticias a su familia primero. Y luego a sus vecinos. ¿Los conocen? Yo tuve una gran experiencia de amor al prójimo con una familia Hindú. Un hombre vino a nuestro hogar y dijo: " Madre Teresa, hay una familia que no ha comido por mucho tiempo. Haga algo." Así es que tomé algo de arroz y fui inmediatamente. Y vi a los niños, sus ojos brillaban de hambre. No se si alguna vez han visto hambre. Yo si y con mucha frecuencia. Y la Madre de la familia tomó el arroz que les di y fue afuera. Cuando regresó, le pregunté: "¿Adonde fue? ¿qué fue lo que hizo?" Y me dio una respuesta muy sencilla: "Ellos también tienen hambre." Lo que me impactó fue que ella sabía eso, y quienes eran también. Una familia de Musulmanes, y ella lo sabía. No traje más arroz esa tarde porque quería que ellos, Hindúes y Musulmanes, disfrutaran de el gozo de compartir. Y los niños irradiaban gozo, compartiendo el gozo y la paz con su Madre porque ella supo amar hasta que le dolió. Y ven que ahí es donde comienza, en casa con la familia.

Así es que, como lo demuestra esta familia, Dios nunca nos olvida y siempre hay algo que ustedes y yo podemos hacer. Podemos mantener el gozo de amar a Jesús en nuestros corazones, y compartir ese gozo con todos los que entremos en contacto. Tomemos una determinación, que ningún niño sea rechazado o que no sea amado, o que no se preocupen por el o que no lo asesinen y lo tiren a la basura. Y den hasta que duela, con una sonrisa.

Ya que hablo mucho de dar con una sonrisa, una vez un profesor de los Estados Unidos me preguntó:"¿Esta casada?" y le dije : "si, y a veces encuentro muy difícil darle una sonrisa a mi esposo, Jesús, porque El puede ser bastante exigente a veces". Esto es verdaderamente cierto.

Y de ahí es de donde sale el amor, cuando es exigente, y cuando todavía podemos darlo con gozo.

Una de las cosas más exigentes para mi es viajar a cualquier lado - y con publicidad. Yo le dije a Jesús que si no voy al cielo por cualquier otra cosa, que iré al cielo por lo menos por todos los viajes, con toda la publicidad, que hago, eso me ha purificado y me ha sacrificado, y en verdad me ha preparado para ir al cielo. Si recordamos que Dios nos ama, y que podemos amar a otros así como El nos ama, entonces América puede llegar a ser una señal de paz para el mundo.

Desde aquí, un aviso de cuidar a los más débiles, a los no nacidos, debe salir hacia el mundo. Si ustedes se convierten en un faro ardiente de justicia y paz en el mundo, entonces verdaderamente serán fieles a lo que los fundadores de este país representaban. Que Dios los bendiga!

martes, 14 de noviembre de 2017

Oración de la Sangre de Cristo



Señor Jesús, en tu nombre y con
el Poder de tu Sangre Preciosa
sellamos toda persona, hechos o
acontecimientos a través de los cuales
el enemigo nos quiera hacer daño.

Con el Poder de la Sangre de Jesús
sellamos toda potestad destructora en
el aire, en la tierra, en el agua, en el fuego,
debajo de la tierra, en las fuerzas satánicas
de la naturaleza, en los abismos del infierno,
y en el mundo en el cual nos movemos hoy.

Con el Poder de la Sangre de Jesús
rompemos toda interferencia y acción del maligno.
Te pedimos Jesús que envíes a nuestros hogares
y lugares de trabajo a la Santísima Virgen
acompañada de San Miguel, San Gabriel,
San Rafael y toda su corte de Santos Ángeles.

Con el Poder de la Sangre de Jesús
sellamos nuestra casa, todos los que la habitan
(nombrar a cada una de ellas),
las personas que el Señor enviará a ella,
así como los alimentos y los bienes que
Él generosamente nos envía
para nuestro sustento.

Con el Poder de la Sangre de Jesús
sellamos tierra, puertas, ventanas,
objetos, paredes, pisos y el aire que respiramos,
y en fe colocamos un círculo de Su Sangre
alrededor de toda nuestra familia.

Con el Poder de la Sangre de Jesús
sellamos los lugares en donde vamos
a estar este día, y las personas, empresas
o instituciones con quienes vamos a tratar
(nombrar a cada una de ellas).

Con el Poder de la Sangre de Jesús
sellamos nuestro trabajo material y espiritual,
los negocios de toda nuestra familia,
y los vehículos, las carreteras, los aires,
las vías y cualquier medio de transporte
que habremos de utilizar.

Con Tu Sangre preciosa sellamos los actos,
las mentes y los corazones de todos los habitantes
y dirigentes de nuestra Patria a fin de que
Tu Paz y Tu Corazón al fin reinen en ella.

Te agradecemos Señor por Tu Sangre y
por Tu Vida, ya que gracias a Ellas
hemos sido salvados y somos preservados
de todo lo malo.

Amén.

viernes, 10 de noviembre de 2017

El Profeta


Letra inspirada en el texto bíblico Jeremías 1,5-9


Antes que te formaras dentro del vientre de tu madre
antes de que nacieras te conocía y te consagré.
Para ser mi profeta de las naciones Yo te escogí,
irás donde te envíe y lo que te mande proclamarás. 

Tengo que gritar, tengo que arriesgar, 
¡ay de mí si no lo hago!
¿Cómo escapar de Ti, cómo no hablar? 
Si tu voz me quema dentro. 

Tengo que andar, tengo que luchar
¡ay de mí si no lo hago!
¿Cómo escapar de Ti, cómo no hablar? 
Si tu voz me quema dentro. 

No temas arriesgarte, porque contigo Yo estaré
no temas anunciarme porque en tu boca Yo hablaré. 
Te encargo hoy mi pueblo, para arrancar y derribar
para edificar, destruirás y plantarás. 

Tengo que gritar, tengo que arriesgar, 
¡ay de mí si no lo hago! 
¿Cómo escapar de Ti, cómo no hablar?
Si tu voz me quema dentro. 
Tengo que andar, tengo que luchar 
¡ay de mí si no lo hago! 
¿Cómo escapar de Ti, cómo no hablar? 
Si tu voz me quema dentro. 

Deja a tus hermanos, deja a tu padre y a tu madre
abandona tu casa porque la tierra gritando está. 
Nada traigas contigo porque a tu lado Yo estaré 
Es hora de luchar porque mi pueblo sufriendo está. 

Tengo que gritar, tengo que arriesgar, 
¡ay de mí si no lo hago! 
¿Cómo escapar de Ti, cómo no hablar?
Si tu voz me quema dentro. 
Tengo que andar, tengo que luchar 
¡ay de mí si no lo hago! 
¿Cómo escapar de Ti, cómo no hablar? 
Si tu voz me quema dentro. 


miércoles, 1 de noviembre de 2017

Letanías de los Santos -breve


Señor, ten piedad. / Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad. / Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad. / Señor ,ten piedad.


Santa María, Madre de Dios,
/ Ruega por nosotros.
San Miguel,
/ Ruega por nosotros
Santos ángeles de Dios,
/ Rogad por nosotros.
San Juan Bautista,
/ Ruega por nosotros.
San José,
/ Ruega por nosotros.
Santos Pedro y Pablo,
/ Rogad por nosotros.
San Andrés,
/ Ruega por nosotros.
San Juan,
/ Ruega por nosotros.
Santa María Magdalena,
/ Ruega por nosotros.
San Esteban,
/ Ruega por nosotros.
San Ignacio de Antioquía,
/ Ruega por nosotros.
San Lorenzo,
/ Ruega por nosotros.
Santas Perpetua y Felicidad,
/ Rogad por nosotros.
Santa Inés,
/ Ruega por nosotros.
San Gregorio,
/ Ruega por nosotros.
San Agustín,
/ Ruega por nosotros.
San Atanasio,
/ Ruega por nosotros.
San Basilio,
/ Ruega por nosotros.
San Martín,
/ Ruega por nosotros.
San Benito,
/ Ruega por nosotros.
Santos Francisco y Domingo,
/ Rogad por nosotros.
San Francisco Javier,
/ Ruega por nosotros.
San Juan María Vianney,
/ Ruega por nosotros.
Santa Catalina de Siena,
/ Ruega por nosotros.
Santa Teresa de Avila,
/ Ruega por nosotros.
San Raimundo de Peñarfort,
/ Ruega por nosotros.
Santos y Santas de Dios,
/ Rogad por nosotros.

Muéstrate propicio,
/ Líbranos, Señor.
De todo mal,
/ Líbranos, Señor.
De todo pecado,
/ Líbranos, Señor.
De la muerte eterna,
/ Líbranos, Señor.
Por tu encarnación,
/ Líbranos, Señor.
Por tu muerte y resurrección,
/ Líbranos, Señor.
Por el envío del Espíritu Santo,
/ Líbranos, Señor.

Nosotros, que somos pecadores,
/ Te rogamos, óyenos.
Jesús, Hijo de Dios vivo,
/ Te rogamos, óyenos
Cristo, óyenos
/ Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.
/ Cristo, escúchanos.

martes, 31 de octubre de 2017

Oración del niño al acostarse - Rafael Pombo


Dame, oh Dios, tu bendición
antes de entregarme al sueño,
y de todos los que amo
cuida Tú, mientras yo duermo.

Por mi madre, por mi padre,
por mis hermanos te ruego,
que los guardes largos años
en salud, fuerza y contento.

Dales consuelo a los tristes,
y remedio a los enfermos
pan a los menesterosos,
y hogar y amparo a los huérfanos.

Que Te bendecimos todos
por tanto que Te debemos,
y que al dormir el sueño último
despertemos en tu Reino.

Rafael Pombo - Poeta Colombiano 1833-1912

viernes, 27 de octubre de 2017

Gracias Señor por un año más de vida

Señor, hoy te doy gracias por mi vida.

Te doy gracias por los padres que me regalaste.
Gracias porque me diste una madre
que amó la vida hasta el final.

Gracias por mi papá y todo
lo que aprendo con su ejemplo.

Gracias por mis hermanos 
y el tiempo que nos permites compartir.

Señor, gracias por mis sobrinos
su alegría llena mi corazón de esperanza.

Señor, gracias por mi familia cercana
que me ayudan a seguir adelante.

Señor gracias por los que aún están
y por todos aquellos que han partido.

Señor, gracias por mis amigos y
el tesoro de tenerlos en mi camino.

Gracias por mi grupo de oración
su amor me mantiene perseverante.

Gracias por los compañeros de trabajo
y su apoyo en los momentos difíciles.

Señor gracias por mis pequeños pacientes
porque su inocencia me acerca más a Ti.

Señor gracias por mi salud
y todos los dones que me regalas.

Señor gracias por llevarme a servirte
en mi pequeñez.

Señor gracias por todos tus regalos,
Tú eres infinitamente bueno,
mis palabras son tan cortas
para agradecer toda tu bondad.

Gracias por permitirme cumplir
un año más de vida.

En tus manos sigo encomendado
mis días.

Tuya soy Señor.

Santísima Virgen María, Madre mía,
llévame de tu mano. 

Amén.

Liliana

jueves, 19 de octubre de 2017

Alabanza a Dios Altísimo- Canto de los tres jóvenes


Libro de Daniel 3, 51-90


En medio de las llamas los tres jóvenes unánimes cantaban:
Bendito sea el Señor, aleluya.

Criaturas todas del Señor, bendecid al Señor, 
ensalsadlo con himnos por los siglos.

Ángeles del Señor, bendecid al Señor,
cielos, bendecid al Señor,
aguas del espacio, bendecid al Señor, 
ensalsadlo con himnos por los siglos.

Ejércitos del Señor, bendecid al Señor,
sol y luna, bendecid al Señor,
astros del cielo, bendecid al Señor, 
ensalsadlo con himnos por los siglos.

Lluvia y rocío, bendecid al Señor,
vientos todos, bendecid al Señor,
fuego y calor, bendecid al Señor, 
ensalsadlo con himnos por los siglos.

Fríos y heladas, bendecid al Señor,
rocíos y nevadas, bendecid al Señor,
témpanos y hielos, bendecid al Señor, 
ensalsadlo con himnos por los siglos.

Escarchas y nieves, bendecid al Señor,
noche y día, bendecid al Señor,
luz y tinieblas, bendecid al Señor, 
ensalsadlo con himnos por los siglos.

Rayos y nubes, bendecid al Señor,
Bendiga la tierra al Señor,
ensalsadlo con himnos por los siglos.

Montes y cumbres,  bendecid al Señor,
cuanto germina en la tierra, bendiga al Señor,
manantiales, bendecid al Señor,
ensalsadlo con himnos por los siglos.

Mares y ríos, bendecid al Señor,
cetáceos y peces, bendecid al Señor,
aves del cielo, bendecid al señor,
ensalsadlo con himnos por los siglos.

Fieras y ganado, bendecid al Señor,
ensalsadlo con himnos por los siglos.

Hijos de los hombres, bendecid al Señor,
Israel, bendiga al Señor,
Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor,
ensalsadlo con himnos por los siglos.

Siervos del Señor, bendecid al Señor,
almas y espíritus justos, bendecid al Señor,
santos y humildes de corazón, bendecid al Señor,
ensalsadlo con himnos por los siglos.

Ananías, Zacarías y Misael, bendecid al Señor.

Bendigamos al Padre y al Hijo con el Espíritu Santo,
ensalsémoslo con himnos por los siglos.

Bendito el Señor, en la bóveda del cielo,
alabado y glorioso 
y ensalsado por los siglos.

En medio de las llamas los tres jóvenes unánimes cantaban:
Bendito sea el Señor, aleluya. 



martes, 10 de octubre de 2017

Oración de Consagración a la Virgen de Fátima - Papa Francisco



Bienaventurada María Virgen de Fátima,
con renovada gratitud por tu presencia maternal
unimos nuestra voz a la de todas las generaciones
que te llaman bienaventurada.

Celebramos en ti las grandes obras de Dios,
que nunca se cansa de inclinarse
con misericordia hacia la humanidad,
afligida por el mal y herida por el pecado,
para curarla y salvarla.

Acoge con benevolencia de Madre
el acto de consagración que hoy hacemos con confianza,
ante esta imagen tuya tan querida por nosotros.

Estamos seguros de que cada uno de nosotros
es precioso a tus ojos y que nada de lo que
habita en nuestros corazones es ajeno a ti.

Nos dejamos alcanzar por tu dulcísima mirada
y recibimos la consoladora caricia de tu sonrisa.

Custodia nuestra vida entre tus brazos:
bendice y refuerza todo deseo de bien;
reaviva y alimenta la fe;
sostén e ilumina la esperanza;
suscita y anima la caridad;
guíanos a todos nosotros por el camino de la santidad.

Enséñanos tu mismo amor de predilección
por los pequeños y los pobres,
por los excluidos y los que sufren,
por los pecadores y los extraviados de corazón:
congrega a todos bajo tu protección
y entrégalos a todos a tu dilecto Hijo,
el Señor nuestro
Jesús. Amén

Papa Francisco
13 de Octubre de 2013-Roma

lunes, 2 de octubre de 2017

La oración a la Virgen de la Sonrisa



Oh María, Madre de Jesús y nuestra,
que con una clara sonrisa te dignaste consolar y curar
a tu hija Santa Teresita del Niño Jesús de la depresión,
devolviéndole la alegría de vivir
y el sentido de su existencia en Cristo resucitado;
mira con maternal afecto a tantos
hijos e hijas que sufren con la depresión,
trastornos y síndromes psiquiátricos y males psicosomáticos.

Que Jesucristo cuide y de sentido a la vida de tantas personas,
cuya existencia a veces está deteriorada.

María, que tu hermosa sonrisa no deje que
las dificultades de la vida oscurezcan nuestra alma.
Sabemos que sólo tu hijo Jesús puede satisfacer
los anhelos más profundos de nuestro corazón.
María, mediante la luz que brota de tu rostro,
transparenta la misericordia de Dios.

Que tu mirada nos acaricie, y nos convenza de que
Dios nos ama y nunca nos abandona,
y tu ternura renueve en nosotros la autoestima,
la confianza en las propias capacidades,
el interés por el futuro y el deseo de vivir feliz.

Que los familiares de los que sufren con la depresión
ayuden en el proceso de curación, nunca considerándolos
farsantes que usan la enfermedad con intereses de comodidad,
sino que los demás los valoren, escuchen, comprendan y animen.

Virgen de la Sonrisa, alcánzanos de Jesús la verdadera curación
y líbranos de alivios temporales e ilusorios.
Curados, nos comprometemos a servir con alegría,
disposición y entusiasmo a Jesús como discípulos misioneros,
con nuestro testimonio de vida renovada.
Amén.


Reza un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

viernes, 22 de septiembre de 2017

La llamada del todo


La llamada del todo

Benjamín González Buelta S.J.

Hay que dejarlo todo
en el seguimiento a Jesús.

Primero se dejan las cosas:
lo que se recibe heredado
y viene grapado al apellido,
lo que es fruto del trabajo
y lleva nuestra huella.

También hay que dejarse a sí mismo:
los propios miedos,
con su parálisis y los propios saberes,
con sus rutas ya trazadas.

Después hay que entregar
las llaves del futuro,
acoger lo que nos ofrece
el Señor de la historia
y avanzar en diálogo
de libertades encontradas
mutuamente para siempre,
que se unifican en un único paso
en la nueva puntada de tejido.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Educar a la Esperanza - Papa Francisco



"Queridos hermanos y hermanas:

Hoy tratamos sobre el tema «educar a la esperanza», por eso usaré el tú, imaginando conversar con un joven o con cualquier persona dispuesta a aprender.

¡Donde Dios te ha plantado, espera! No cedas al desánimo. 

Recuerda que el enemigo que tienes que derrotar está dentro de ti. 

Cree firmemente que este mundo es un milagro de Dios, que él nos da la gracia de realizar nuevos prodigios, porque la fe y la esperanza caminan juntas. 

Confía en Dios Creador, que llevará su creación a cumplimiento definitivo, en el Espíritu Santo que guía todo el bien, en Cristo que nos espera al final de nuestra existencia.

Nunca pienses que has luchado en vano, que al final de la vida nos espera el naufragio. Dios no nos engaña, llevará a plenitud, como una eterna primavera, la esperanza que ha puesto en nuestro corazón.

No te quedes paralizado, levántate, camina, confía, Sueña. 

Sé constructor de paz y no de odio o división. 

Ama a tu prójimo, respeta el camino de cada uno, sé compasivo y justo. Sueña con un mundo nuevo. 

Pide a Dios la gracia de ser valiente. Recuerda que Jesús venció por nosotros al miedo, el enemigo más grande contra nuestra fe. 

Reconoce que por el Bautismo tu vida pertenece a Cristo y él vive en ti, y a través tuyo, con su mansedumbre, quiere someter a los enemigos del hombre: el pecado, el odio, el crimen, la violencia.

Recuerda que no eres superior a nadie y que, como cristiano, eres hermano de todos. 

Cultiva ideales y sé fiel a ellos. Y si te equivocas, no dudes en levantarte siempre, pues no somos infalibles, y el Hijo de Dios ha venido para rescatarnos a todos. 

Vive, ama, cree, sueña. Dios es tu amigo, y con su gracia, nunca caigas en la desesperación".

Papa Francisco
Audiencia General
Miércoles 20 de septiembre 2017


viernes, 15 de septiembre de 2017

Stabat Mater


Stabat Mater  (Estaba de pie la Madre), es un himno atribuido al papa Inocencio III, y al franciscano Jacopone de Todi, compuesto en el siglo XIII. El himno medita sobre el sufrimiento de la Santísima Virgen María en la cruxificción y muerte de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo. Hoy, día de la Virgen Dolorosa, nos unimos a este coro gregoriano para honrar a nuestra Madre del Cielo en sus dolores al pie de la cruz.


STABAT MATER


Stabat mater dolorosa
juxta Crucem lacrimosa, 
dum pendebat Filius. Cuius animam gementem, 
contristatam et dolentem
pertransivit gladius. O quam tristis et afflicta
fuit illa benedicta, 
mater Unigeniti! Quæ mœrebat et dolebat, 
pia Mater, dum videbat
nati pœnas inclyti. Quis est homo qui non fleret, 
matrem Christi si videret 
in tanto supplicio? Quis non posset contristari 
Christi Matrem contemplari 
dolentem cum Filio? Pro peccatis suæ gentis 
vidit Iesum in tormentis, 
et flagellis subditum.
Vidit suum dulcem Natum 
moriendo desolatum, 
dum emisit spiritum.
Eia, Mater, fons amoris 
me sentire vim doloris fac,
ut tecum lugeam. Fac, ut ardeat cor meum 
in amando Christum Deum 
ut sibi complaceam. Sancta Mater, istud agas, 
crucifixi fige plagas 
cordi meo valide. Tui Nati vulnerati, 
tam dignati pro me pati, 
pœnas mecum divide. Fac me tecum pie flere, 
crucifixo condolere, 
donec ego vixero.
Juxta Crucem tecum stare, 
et me tibi sociare 
in planctu desidero. Virgo virginum præclara, 
mihi iam non sis amara, 
fac me tecum plangere.

Fac, ut portem Christi mortem, 
passionis fac consortem,
et plagas recolere. Fac me plagis vulnerari, 
fac me Cruce inebriari, 
et cruore Filii. Flammis ne urar succensus, 
per te, Virgo, sim defensus 
in die iudicii. Christe, cum sit hinc exire, 
da per Matrem me venire 
ad palmam victoriæ.
Quando corpus morietur, 
fac, ut animæ donetur 
paradisi gloria. Amen.


TRADUCCIÓN DE LOPE DE VEGA 1614


La Madre piadosa estaba
junto a la cruz y lloraba
mientras el Hijo pendía.

Cuya alma, triste y llorosa,
traspasada y dolorosa,
fiero cuchillo tenía.

¡Oh, cuán triste y cuán aflicta
se vio la Madre bendita,
de tantos tormentos llena!

Cuando triste contemplaba
y dolorosa miraba
del Hijo amado la pena.

Y ¿cuál hombre no llorara,
si a la Madre contemplara
de Cristo, en tanto dolor?

Y ¿quién no se entristeciera,
Madre piadosa, si os viera
sujeta a tanto rigor?

Por los pecados del mundo,
vio a Jesús en tan profundo
tormento la dulce Madre.

Vio morir al Hijo amado,
que rindió desamparado
el espíritu a su Padre.

¡Oh dulce fuente de amor!,
hazme sentir tu dolor
para que llore contigo.

Y que, por mi Cristo amado,
mi corazón abrasado
más viva en él que conmigo.

Y, porque a amarle me anime,
en mi corazón imprime
las llagas que tuvo en sí.

Y de tu Hijo, Señora,
divide conmigo ahora
las que padeció por mí.

Hazme contigo llorar
Y de veras lastimar
de sus penas mientras vivo.

Porque acompañar deseo
en la cruz, donde le veo,
tu corazón compasivo.

¡Virgen de vírgenes santas!,
llore ya con ansias tantas,
que el llanto dulce me sea.

Porque su pasión y muerte
tenga en mi alma, de suerte
que siempre sus penas vea.

Haz que su cruz me enamore
Y que en ella viva y more
de mi fe y amor indicio.

Porque me inflame y encienda,
y contigo me defienda
en el día del juicio.

Haz que me ampare la muerte
de Cristo, cuando en tan fuerte
trance vida y alma estén.

Porque, cuando quede en calma
el cuerpo, vaya mi alma
a su eterna gloria. Amén.

Nuestra Señora de los Dolores


Hoy conmemoramos los siete dolores de la Santísima Virgen María; la iglesia nos invita a meditar en la vida dolorosa de nuestra Madre, quien a pesar del dolor siempre mantuvo la fe, confianza, obediencia y entrega total a la voluntad de Dios Padre.

Podemos realizar la meditación de diferentes maneras según el tiempo que dispongamos:

1. Un rosario de siete misterios: después de enunciar cada misterio se realiza la reflexión y a continuación se rezan un Padrenuestro, 7 Ave Marías y un Gloria. 

2. La corona de los siete dolores: se enuncia y reflexiona el dolor y rezamos un Avemaría.

3. Rosario con un misterio para cada día: inicia el lunes meditando el primer dolor acompañado por un Padrenuestro, 7 Ave Marías y un Gloria, así sucesivamente durante toda la semana, terminando el domingo con el séptimo dolor.


Dolores:


Primer Dolor: La profecía de Simeón (Lucas 2,22-35)

Segundo Dolor: La huida a Egipto (Mateo 2, 13-15)

Tercer Dolor: El niño perdido en el Templo (Lucas 2, 41-50)

Cuarto Dolor: María se encuentra con Jesús camino al Calvario (IV Estación del viacrucis)

Quinto Dolor: Jesús muere en la cruz (Juan 19, 17-39)

Sexto Dolor: María recibe el cuerpo de Jesús al ser bajado de la cruz (Marcos 15, 42-46)

Séptimo Dolor: Jesús es colocado en el Sepulcro (Juan 19, 38-42)


domingo, 10 de septiembre de 2017

E-book con todos los mensajes del Papa Francisco en Colombia

ACI Prensa ha puesto a disposición de todos sus lectores un e-book en PDF con todas las homilías, oraciones y discursos del Papa Francisco en Colombia, en su visita apostólica del 6 al 10 de septiembre.
Este documento incluye la transcripción de todos los mensajes que pronunció el Santo Padre en las 4 ciudades visitadas: Bogotá, Villavicencio, Medellín y  Cartagena. También contiene enlaces a los vídeos que registran los eventos de la agenda pública del Santo Padre en el país.
Puede descargarlo en:

Hermosa Serenata de Seminaristas al papa Francisco


En su visita a Colombia, tras su llegada de Medellín donde se reunió con los consagrados en la plaza de eventos de la Macarena, un coro de seminaristas de las comunidades de dominicos, agustinos y franciscanos, brindaron una sentida serenata al Papa Francisco en las puertas de la Nunciatura Apostólica de la ciudad de Bogotá. 

La primera canción, en latín, es el texto bíblico en el cual nuestro Señor Jesucristo, elige a Pedro como la piedra sobre la cual edificará su iglesia y le anuncia que las puertas del infierno no prevalecerán sobre ella. Así los seminaristas resaltan la misión del Papa Francisco, como el nuevo Pedro elegido por el Señor y rememoran la promesa que el mal no triunfará.

La segunda canción, Cantemos al Señor con Alegría, es una oración de agradecimiento a Dios, donde se valora el papel del Pastor Santo como el elegido para ser la voz y el amor por medio del cual el Señor llama a muchos, que con su ejemplo es otro Cristo y piden más trabajadores para su mies.

A pocas horas de terminar la visita apostólica al país, nos unimos a las voces de estos seminaristas, y expresamos nuestro agradecimiento al Altísimo por el amor que nos ha regalado a los colombianos por medio del Papa Francisco. Que sus enseñanzas nos marquen el sendero para hacer de nuestras vidas obras fecundas para el Señor. 



Textos de los temas interpretados:


Tu es Petrus


Tu es Petrus, et super hanc petram aedificabo Ecclesiam meam, 
et portae inferi non praevalebunt adversus eam

Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia,
y las puertas del infierno no prevalecerán sobre ella (Mateo 16,18).


Cantemos al Señor con alegría



Cantemos al Señor con alegría,
unidos a la voz del pastor santo;
demos gracias a Dios, que es luz y guía,
solícito pastor de su rebaño.

Es su voz y su amor el que nos llama
en la voz del pastor que él ha elegido,
es su amor infinito el que nos ama
en la entrega y amor de este otro Cristo.


Conociendo en la fe su fiel presencia,
hambrientos de verdad y luz divina,
sigamos al pastor que es providencia
de pastos abundantes que son vida.

Apacienta, Señor, guarda a tus hijos,
manda siempre a tu mies trabajadores;
cada aurora, a la puerta del aprisco,
nos aguarde el amor de tus pastores.

Amén.




viernes, 8 de septiembre de 2017

Oración del Papa Francisco al Cristo Negro de Bojayá



Oración

Oh Cristo negro de Bojayá,
que nos recuerdas tu pasión y muerte;
junto con tus brazos y pies
te han arrancado a tus hijos
que buscaron refugio en ti.

Oh Cristo negro de Bojayá,
que nos miras con ternura
y en tu rostro hay serenidad;
palpita también tu corazón
para acogernos en tu amor.
Oh Cristo negro de Bojayá,
haz que nos comprometamos
a restaurar tu cuerpo.
Que seamos tus pies para salir al encuentro
del hermano necesitado;
tus brazos para abrazar
al que ha perdido su dignidad;
tus manos para bendecir y consolar
al que llora en soledad.
Haz que seamos testigos
de tu amor y de tu infinita misericordia.


Nota: en el año 2002 las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia FARC, en un combate con las Autodefensas Unidas de Colombia, atacaron a la población civil que estaba resguardada en la iglesia de Bojayá, un municipio del Chocó, costa pacífica colombiana. La masacre hecha con una pipeta de gas llena de explosivos, causó la muerte de 100 personas, y la destrucción total del templo; entre los escombros, además de las victimas, se rescató a un cristo roto: el Cristo Negro de Bojayá. 

miércoles, 6 de septiembre de 2017

¡Papa Francisco Bienvenido a Colombia!


Millones de colombianos estamos de fiesta con la llegada del Papa Francisco al país. Después de meses de espera, de oración y preparación han llegado los días más esperados del año. 

Un mensaje de esperanza y de reconciliación es el que trae el papa, para unir corazones que la guerra ha dañado, para renovar la fe de muchos católicos, para apoyar a la iglesia local y su papel en la reconstrucción de un país devastado moralmente por la guerra, el narcotráfico, la corrupción y la injusticia social.

El Papa Francisco nos ha despertado ese sentido de iglesia universal, incitado el movimiento de los católicos de todas las edades, recuperando sus mensajes y valorando su papel como pastor de la iglesia constituida por nuestros Señor Jesucristo.

Damos gracias a Dios Padre por todas las bendiciones que derramará en el país con esta visita, por los corazones que el Espíritu Santo tocará en todo el territorio nacional. Rogamos a la Santísima Virgen del Rosario de Chiquinquirá interceda por esta visita apostólica; para que brinde los frutos de conversión y renovación que necesitamos en la construcción de un país más justo y una sociedad guiada por los valores del evangelio.


¡Bienvenido Papa Francisco a Colombia, damos contigo el primer paso!

lunes, 4 de septiembre de 2017

Consagración de las Familias a la Virgen del Rosario de Chiquinquirá


¡Oh Virgen de Chiquinquirá!
con filial cariño queremos consagrarnos a ti
y te pedimos que intercedas por nuestras familias.

Acepta Madre nuestro esfuerzo cotidiano,
y permite que nuestros pensamientos, palabras
y obras sean una continua alabanza
a nuestro Señor Jesucristo.

Haz de nuestro hogar
un sitio donde reine la ternura,
el amor, la bendición,
el perdón y la paz.

Virgen del Rosario de Chiquinquirá,
permite que seamos una familia unida,
con mucho cariño entre padres e hijos
y llénanos de esperanza frente a la vida. Amén.

Consagración de Colombia a la Virgen del Rosario de Chiquinquirá por San Juan Pablo II



ORACIÓN DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II A LA VIRGEN DEL ROSARIO 
EN LA BASÍLICA DE NUESTRA SEÑORA DE CHIQUINQUIRÁ

Jueves 3 de julio de 1986


1. ¡Dios te salve María! 

Te saludamos con el Ángel: Llena de gracia. 
El Señor está contigo. 

Te saludamos con Isabel: ¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¡Feliz porque has creído a las promesas divinas! 

Te saludamos con las palabras del Evangelio: Feliz porque has escuchado la Palabra de Dios y la has cumplido. 

2. Tú eres la ¡llena de gracia!

Te alabamos, Hija predilecta del Padre.
Te bendecimos, Madre del Verbo divino.
Te veneramos, Sagrario del Espíritu Santo. 
Te invocamos, Madre y Modelo de toda la Iglesia.
Te contemplamos, imagen realizada de las esperanzas de toda la humanidad.

3. ¡EI Señor está contigo!

Tú eres la Virgen de la Anunciación, el Sí de la humanidad entera al misterio de la salvación.
Tú eres la Hija de Sión y el Arca de la nueva Alianza en el misterio de la visitación.
Tú eres la Madre de Jesús, nacido en Belén, la que lo mostraste a los sencillos pastores y a los sabios de Oriente.
Tú eres la Madre que ofrece a su Hijo en el templo, lo acompaña hasta Egipto, lo conduce a Nazaret.
Virgen de los caminos de Jesús, de la vida oculta y del milagro de Caná. 
Madre Dolorosa del Calvario y Virgen gozosa de la Resurrección.
ú eres la Madre de los discípulos de Jesús en la espera y en el gozo de Pentecostés.

4. Bendita porque creíste en la Palabra del Señor,
porque esperaste en sus promesas,
porque fuiste perfecta en el amor.

Bendita por tu caridad premurosa con Isabel, 
por tu bondad materna en Belén, 
por tu fortaleza en la persecución,
por tu perseverancia en la búsqueda de Jesús en el templo,
por tu vida sencilla en Nazaret,
por tu intercesión en Caná,
por tu presencia maternal junto a la cruz,
por tu fidelidad en la espera de la resurrección,
por tu oración asidua en Pentecostés.

Bendita eres por la gloria de tu Asunción a los cielos
por tu materna protección sobre la Iglesia 
por tu constante intercesión por toda la humanidad.

5. ¡Santa María, Madre de Dios!

Queremos consagrarnos a Ti.
Porque eres Madre de Dios y Madre nuestra.
Porque tu Hijo Jesús nos confió a todos a Ti.
Porque has querido ser Madre de esta Iglesia de Colombia y has puesto aquí en Chiquinquirá tu santuario.
Nos consagramos a Ti todos los que hemos venido a visitarte en esta celebración solemne de los cuatrocientos años de la renovación de tu imagen. 
Te consagro toda la Iglesia de Colombia, con sus Pastores y sus fieles:
Los obispos, que a imitación del Buen Pastor velan por el pueblo que les ha sido encomendado.
Los sacerdotes, que han sido ungidos por el Espíritu.
Los religiosos y religiosas, que ofrendan su vida por el reino de Cristo.
Los seminaristas, que han acogido la llamada del Señor.
Los esposos cristianos en la unidad e indisolubilidad de su amor con sus familias.
Los seglares comprometidos en el apostolado.
Los jóvenes que anhelan una sociedad nueva.
Los niños que merecen un mundo más pacífico y humano.
Los enfermos, los pobres, los encarcelados, los perseguidos, los huérfanos, los desesperados, los moribundos.
Te consagro toda esta nación de Colombia de la que eres, Virgen de Chiquinquirá, Patrona y Reina.
Que resplandezcan en sus instituciones los valores del Evangelio.

6. ¡Ruega por nosotros pecadores!

Madre de la Iglesia, bajo tu patrocinio nos acogemos y a tu inspiración nos encomendamos.
Te pedimos por la Iglesia de Colombia, para que sea fiel en la pureza de la fe, en la firmeza de la esperanza, en el fuego de la caridad, en la disponibilidad apostólica y misionera, en el compromiso por promover la justicia y la paz entre los hijos de esta tierra bendita.
Te suplicamos que toda la Iglesia de Latinoamérica se mantenga siempre en perfecta comunión de fe y de amor, unida a la Sede de Pedro con estrechos vínculos de obediencia y de caridad.
Te encomendamos la fecundidad de la nueva evangelización, la fidelidad en el amor de preferencia por los pobres y la formación cristiana de los jóvenes, el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas, la generosidad de los que se consagran a la misión, la unidad y la santidad de todas las familias.

7. “Ahora y en la hora de nuestra muerte”

¡Virgen del Rosario, Reina de Colombia, Madre nuestra! Ruega por nosotros ahora.
Concédenos el don inestimable de la paz, la superación de todos los odios y rencores, la reconciliación de todos los hermanos.
Que cese la violencia y la guerrilla. 
Que progrese y se consolide el diálogo y se inaugure una convivencia pacífica. 
Que se abran nuevos caminos de justicia y de prosperidad. 
Te lo pedimos a Ti a quien invocamos como Reina de la Paz.

¡Ahora y en la hora de nuestra muerte!

Te encomendamos a todas las víctimas de la injusticia y de la violencia, a todos los que han muerto en las catástrofes naturales, a todos los que en la hora de la muerte acuden a Ti como Madre y Patrona.

Sé para todos nosotros, Puerta del Cielo, vida, dulzura y esperanza, para que juntos podamos contigo glorificar al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

¡Amén!