miércoles, 17 de mayo de 2017

San Pascual Bailón


Hoy la Iglesia celebra la fiesta de San Pacual Bailón, fraile franciscano capuchino que nació en Torrehermosa, Zaragosa en 1540. Sus padres le pusieron por nombre Pascual porque nació en la Pascua de Pentecostes. Su apellido Bailón no está relacionado con el gusto por el baile  y el jolgorio, como muchos creen, sino correspondía al apellido de su padre.

Pascual era un niño alegre y tímido. Desde pequeño mostró un gran gusto por la oración y por la Santa Misa, ante la cual tenía un enorme respeto y amor, a ejemplo de su devota madre que desde bebé lo llevaba a la Iglesia. 

Era pastor de ovejas y de cabras, y desempeñó esa humilde pero ardua tarea hasta los 24 años, edad en la que ingresó en la orden franciscana. Mientras cuidaba el rebaño pasaba largas horas en oración y en la lectura de un pequeño devocionario heredado de la abuela materna. Intentaba llevar las ovejas cerca de las capillas, conventos o comunidades religiosas para estar más próximo al Señor y su Santísima Madre. 

Siendo un joven sin educación, al ingresar a la comunidad franciscana, desempeñó las tareas más sencillas como: ser portero, barrendero, cocinero o cuidar la huerta. Pero a pesar de su escasa formación teológica, recibió del Don de Ciencia y podía explicar misterios profundos de la fe, que dejaban sorprendidos a sus superiores.

En aquella época ocurrió la reforma Luterana que negaba la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Por el contrario, Pascual en el pueblo de Orito tuvo una Aparición de Jesucristo en la Eucaristía. El santo pasaba largas horas de la noche en oración, y era tal su estado de éxtasis que algunos llegaron a verlo elevarse por encima del suelo en sus tiempos de adoración ante la Hostia Consagrada. 

Toda su vida fue un acto continuo de amor a Jesús, a su Santísima Madre, y a los hermanos, especialmente los más pobres, a los cuales intentaba ayudar siempre que se lo pedían. Y aunque no contara con alimentos para darles, por lo menor un sonrisa, un buen consejo, o una flor les obsequiaba.

Pascual muere a los 52 años, en el año 1592, justo en el momento que sonaban las campanas durante la eucaristía indicando la consagración. Cuentan que tal era el respeto de Pascual por la eucaristía que, aún después de muerto, sus ojos se abrieron dos veces en el momento de la elevación eucarística durante su funeral. 

La fama de santidad de Pascual se extendió por los alrededores. Cientos testimoniaron que gracias a sus oraciones ocurrieron diversos milagros, que lo llevaron a ser canonizado por el papa Alejandro VIII en 1690.

San Pascual Baylón fue nombrado por el Papa León XIII como Patrono de los Congresos Eucarísticos y de la Adoración Nocturna.


Querido San Pascual Baylón : ruega por nosotros para tener un inmenso amor por Jesús Eucaristía, un deseo ardiente por las visitas al Santísimo Sacramento y una predilección por asistir a la Santa Misa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario